banner
banner
  Síguenos: Twitter xeva Tabasco  Facebook xeva Tabasco
xeva Noticias banner

Blogs

jueves 27 febrero 2020 11:59 PM Villahermosa, Tabasco, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.374

$19.379

xeva en vivo
 
Portada / Últimos Blogs / Post

Adulto mayor en Plenitud

 17 dic 2019

Por: Ramón de la Peña

Hoy quiero compartir con ustedes algunos de mis reflexiones y consejos para poder llegar a ser un adulto mayor en plenitud.

Las inicio con las reflexiones después de haber leído el Poema del Otoño de Rubén Darío. La primera es que lo peor que puede uno hacer en la vida es sentirse como una persona que ya no tiene futuro, que ya no tiene por qué vivir, que ya nada lo asombra, que todo lo nuevo le asusta, que ya no tiene nada relevante qué hacer ni nadie por quién hacerlo.

Estimados amigos y amigas, dicen los expertos que debemos ver a nuestro mundo con una visión especial; dicen que hacerlo de esta manera implica no sólo ver el pasado, nuestro pasado; implica pensar que el mundo fue creado con un significado, con un sentido y con una visión para cada uno de nosotros. Esto implica entender que nuestro futuro lo podemos soñar y que lo podemos aterrizar en acciones concretas bien organizadas, que nuestro futuro no tiene por qué ser una continuación del pasado ni mucho menos una continuación del presente. Yo, usted, nosotros, lo podemos soñar y crear.

Pero ¿Qué caminos podemos seguir para poder llegar a ser un adulto mayor en plenitud? Podemos seguir el camino de los consejos de los expertos, quienes nos dicen que para tener un desarrollo personal armónico se necesitan dos elementos esenciales: autoestima y perdón; que nadie te puede hacer sentir inferior sin tu permiso; que nunca es tarde para añadir sentido a nuestra vida, que nunca es tarde para cuidar lo que queremos, que nunca es tarde para ser generoso, que nunca es tarde para continuar con nuestra mejora personal; pero, sobre todo, nunca es tarde para agradecer a quienes han influido positivamente en nuestra vida. Recomiendan que debemos dar importancia y dedicarle tiempo a todo lo que es importante: leer, pensar, trabajar, amar y ser amado, compartir, jugar, reír, ser amistoso, construir.

Sin olvidar uno de los mensajes de Goethe: "El campo de la vida da lo que sembremos en él. Nos puede dar una cosecha de flores o una de espinas". Lo uno o lo otro depende de nosotros.

Sin duda, estimado amigos, todas estas recomendaciones tienen una base común: la verdad, la honestidad, el amor, el respeto, la autoestima, el perdón, el añadir sentido a nuestra vida, el ser generoso, el ser agradecido, y sobre todo ser congruente como principio esencial de comportamiento. Pero también todas estas recomendaciones llevan implícito el querer ser así, el querer actuar de una cierta manera y actuar así una, dos, tres y muchas más veces hasta que esos principios, esas normas, esos valores, esas recomendaciones se vuelvan hábitos de comportamiento en nosotros. 

Concluyo con un mensaje de aliento para los papás que hacen hasta lo imposible para educar y formar a sus hijos: "Algún día, cuando mis hijos sean suficientemente grandes para entender la lógica que motiva a los padres, les diré: Te amé lo suficiente, como para preguntarte a dónde ibas, con quién y a qué hora regresarías a la casa. "Te amé lo suficiente, como para insistir en que ahorraras dinero para comprarte una bicicleta, aunque nosotros, tus padres, pudiéramos comprarte una. Esto con el fin de motivar en ti el hábito del ahorro. "Te amé lo suficiente, como para fastidiarte y estar encima de ti, durante dos horas, mientras arreglabas tu cuarto; un trabajo que me hubiese tomado a mí sólo 15 minutos, pero quería motivar en ti el hábito de limpieza. "Te amé lo suficiente, como para dejarte ver mi ira, desilusión y lágrimas en mis ojos. Los niños deben comprender que los padres no son perfectos. "Te amé lo suficiente, como para dejar que asumieras la responsabilidad de tus acciones. Pero, sobre todo, te amé lo suficiente, como para decirte que no, cuando sabía que me ibas a odiar por ello. "Esas fueron batallas muy difíciles para mí. Pero ahora, estoy contento por haberlas ganado, porque al final también las ganaste tú. Y algún día, cuando tus hijos -mis nietos- sean suficientemente grandes para entender la lógica que motiva a los padres, ¿tú, qué les dirás sobre nosotros?".

 

banner

banner

banner