banner
banner
  Síguenos: Twitter xeva Tabasco  Facebook xeva Tabasco
xeva Noticias banner

Blogs

lunes 16 septiembre 2019 11:19 PM Villahermosa, Tabasco, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.391

$19.397

xeva en vivo
 
Portada / Últimos Blogs / Post

Las estrategias de las tazas y sillas

 5 ago 2019

Por: Ramón de la Peña

Perfil del Autor


Ramón de la Peña



Semblanza
Ingeniero Químico de profesión. Trabajó en el TEC de Monterrey por 35 años. Es Rector Honorario Vit ...



Blogs Anteriores

Recibí dos mensajes relacionadas con estrategias para la vida usando como reflexión el uso de las tazas y sillas. En el primer mensaje de Diva Cuore, se nos dice: "Vas caminando con tu taza de café y de repente alguien pasa y te empuja, eso hace que se te derrame el café por todas partes", después pregunta ¿porqué se derramó el café?, y claro la respuesta es, porque alguien me empujo.

Pero la respuesta del mensaje es diferente: "Derramaste café, porque tenias café en la taza. Sí hubiera sido té, hubieras derramado té. Lo que tengas en la taza es lo que se va a derramar". Por lo tanto continua el mensaje, "Cuando la vida te sacuda (Qué de seguro pasará muchas y repetidas ocasiones a lo largo de tú existencia) lo que tengas dentro de ti, es lo que vas a derramar".

Así que nos debemos de preguntar ¿Que hay en realidad en mí taza, en mi yo interior?, así nos dice el mensaje, "Cuando la vida se ponga difícil, ¿que voy a derramar?, ¿alegría, agradecimiento, paz, humildad? o ¿coraje, amargura, palabras o reacciones duras?"

Por eso mismo nos recomienda el mensaje en llenar nuestra taza con "Gratitud, perdón, alegría, palabras positivas y amables, generosidad y amor por los demás". Sin duda se nos dice "De lo que esté llena tu taza, tú eres el responsable"

Pero el segundo mensaje, relacionado con las sillas, complementa estas recomendaciones, sobre todo para reflexionar en lo que ha sido importante en nuestra vida

El mensaje se inicia diciéndonos: "Imagina  que es la última fiesta de tu vida. Ya tienes la mesa y la comida, pero te faltan las sillas" Y alguien te dice: "Yo conozco un “señor” que te las podría prestar, sólo necesita saber cuántas necesitas" usted responde: "Yo ya lo estuve pensando bien y estas sillas son las que necesito: necesitaré de inicio dos sillas; hay dos personas en este mundo que me amaron desde que nací; me cuidaron, me educaron, y poco o mucho, me dieron todo lo que tenían sin esperar nada a cambio, estaré siempre agradecida por ello:“Mis papás". Necesito otras sillas, porque a fuerza me tocó compartir la vida con dementes. Me la pasé peleando todo el tiempo con ellos, me quitan mis cosas, se ponen mi ropa sin permiso, entre otras cien barbaridades, pero siempre que los necesito están ahí, no importa lo que pase. Y si volviera a nacer, volvería a pedir que me tocaran  a fuerza, porque son mi equipo de vida: “Mis hermanos”.

Después destaca sillas para la familia: "Necesito otra silla, porque me enamoré y decidimos hacernos socios en este camino. Un buen día nos tomamos de la mano y empezamos a caminar juntos frente a la vida. Ella me hace ser una mejor persona cada día. No, no es perfecta, pero me prometió seríamos felices cada día de mi vida y lo ha cumplido: “Mi esposa". Necesito otras sillas más, porque tengo que sentar a esas personas que han cambiado mi vida; ya no duermo igual, nunca tengo tiempo para mí, parezco taxi todos los días, hace rato que no como una comida caliente. Pero agradezco infinitamente todo eso, porque he conocido el amor más grande que existe en este mundo. Ellos son el motor de mi vida: “Mis Hijos”.  Disculpa Señor pero necesito más sillas  y son para esas personitas, que sin yo haber hecho nada, de repente caen del cielo,  sin tener que pasar por un matrimonio, sin dolores de maternidad y sin las penas del amor,  y llegan como una herencia, cuando menos lo esperaba a llenar de amor mi hogar y mi vida y que  cuando los abrazo estando ya dormidos abren un ojo y me dicen: "Abue” te amo mucho y mi corazón estalla de felicidad, como pan en el horno: “Son  mis nietos”.   

El mensaje termina diciéndonos: "Por favor, necesito una última silla, es para alguien muy especial. Esa silla es para ti: “Mi Señor, Mi Dios, Mi Padre”, tu lo eres todo para mí. Listo ahora si nos podemos sentar a cenar, mi mesa está lista. Gracias  Padre Santo por haber puesto a cada uno de ellos en mi vida. Ya que han construido lo que soy en este momento, pero todo debido a tu Santísima Bendición de ayer, de hoy y de siempre" Cuidemos con mucho cariño estas, nuestras sillas de la vida.

 

banner

banner

banner