banner
banner
  Síguenos: Twitter xeva Tabasco  Facebook xeva Tabasco
xeva Noticias banner

Blogs

viernes 22 noviembre 2019 3:56 AM Villahermosa, Tabasco, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$19.385

$19.390

xeva en vivo
 
Portada / Últimos Blogs / Post

Démosle sentido a nuestra vida

 18 jun 2019

Por: Ramón de la Peña

Perfil del Autor


Ramón de la Peña



Semblanza
Ingeniero Químico de profesión. Trabajó en el TEC de Monterrey por 35 años. Es Rector Honorario Vit ...



Blogs Anteriores

Recuerdo que durante 1999 se presentaron a lo largo del año los resultados de diferentes estudios que trataron de identificar a quienes más se habían destacado en el Siglo XX.  En todos los casos presentados, se distinguieron personas que dejaron una huella importante en su tiempo. Cuando se lee su currículum o la historia de la vida, rápidamente saltan las características de las personas más exitosas; características que han sido presentadas y documentadas por un sinnúmero de expertos en desarrollo personal y organizacional.  

Yo destacaría entre otras, las siguientes características de las personas exitosas: Primero que saben y saben hacer mucho con lo que saben; son ordenadas, limpias y puntuales; son trabajadoras, responsables, perseverantes y con espíritu de superación; son respetuosas de normas y de los derechos de los demás; saben soñar y saben aterrizar sus sueños en acciones concretas; tienen el hábito de la búsqueda de la verdad, de la moralidad y la lealtad; tienen el hábito de la actitud positiva, de tratar bien a los demás, de la simplicidad y saben mantener la calma en situaciones complicadas y peligrosas; tienen el hábito de vivir el presente, el aquí y el ahora; son generosas, saben escuchar y pedir; aprenden de los errores y saben dar las gracias.  

Pero al volver a leer la historia de la vida de quienes dejaron una huella positiva en su comunidad, se ve un claro sentido de misión: un sueño, una visión, una meta importante, una causa buscada y aterrizada en acciones concretas de una manera tenaz y eficaz.  

Desde luego tenemos en México un sinnúmero de ejemplos en los cuales se muestra claramente ese sentido de misión. Hace tiempo el Tec de Monterrey editó un libro titulado “Compromiso con el desarrollo”, en el que se describen algunas experiencias y modelos exitosos de cambio que diferentes ex alumnos han implementado en el país y que reflejan su sentido de misión en su compromiso con el desarrollo de su comunidad. Así se destaca el trabajo de: La Fundación del Empresariado Chihuahuense, A.C.; Asesoría Técnica a Comunidades Oaxaqueñas, A.C.; Consejo Ciudadano Pro-desarrollo de Villa de García; Instituto Poblano de Readaptación, A.C.; Fundación Tarahumara José A. Llaguno; Asociación Mexicana de la Retinitis Pigmentosa y enfermedades de la retina, A.B.P.; y Pronatura, A.C.  

En cada uno de estos líderes y organizaciones se ve un claro sentido de misión: “mejorar la calidad de vida de los chihuahuenses; fomentar entre los empresarios la filantropía mediante acciones que los comprometan a participar solidariamente en el desarrollo social de los grupos marginados; desarrollar y difundir entre las comunidades rurales oaxaqueñas alternativas de educación a través de la organización de empresas para tener un desarrollo integral sustentable; educar a los ciudadanos de Villa de García hacia la participación en el mejoramiento de la calidad de vida de su comunidad; ofrecer en Puebla un espacio de vida donde puedan los niños de la calle recibir formación y una educación que fortalezcan su identidad y su autoestima para que logren ser personas autosuficientes; conseguir recursos de la sociedad civil y destinarlos a los habitantes de la Sierra Tarahumara para una mejor calidad de vida; apoyar a personas con discapacidades visuales en su integración social y laboral; conservar la flora, la fauna y los ecosistemas prioritarios, promoviendo el desarrollo de la sociedad en armonía con la naturaleza”. 

Estimado lector, lo invito a reflexionar sobre todo lo anterior, sobre la necesidad de tener un sentido de misión, un compromiso con una causa para así dejar una huella importante en su familia, en su empresa y en su comunidad. Sin olvidar que es necesario desarrollar e implantar estrategias factibles y que el trabajar por la comunidad implica conocerla de cerca, conocer sus necesidades. Efectivamente, el administrar una organización desde el escritorio, no funciona. 

 

banner

banner

banner