banner
banner
  Síguenos: Twitter xeva Tabasco  Facebook xeva Tabasco
xeva Noticias banner

Blogs

miércoles 3 marzo 2021 7:15 PM Villahermosa, Tabasco, México

DÓLAR HOY

Compra:

Venta:

$20.980

$20.990

xeva en vivo
 
Portada / Últimos Blogs / Post

Decir NO a los hijos, es un acto de amor

 22 dic 2020

Por: Pedro Octavio Reyes Enríquez

Vivimos la cultura del “sí”, el “no” se ve como negativo, como un acto de represión, de rechazo, de control. Sin embargo, en la vida existen límites. Para ser libre, hay que cumplir con responsabilidades y respetar los derechos de los demás, además saber controlarse, la libertad no implica hacer lo que uno quiera.  

Los seres humanos tenemos muchos deseos, pero la realidad es que no podemos lograrlos todos, muchos implican pasar por los derechos de los demás y a veces poner en juego nuestra libertad. 

Hoy en día vemos a padres de familia que no quieren ver a sus hijos hacer berrinches, no les quieren negar cosas materiales, quieren cumplir sus caprichos, no quieren desgastarse lidiando con esos momentos, he escuchado que les dicen a los niños “ya toma lo quieres, pero deja de molestar”, cuando su responsabilidad era negarles eso que les hace daño o que los mal educa, de lo contrario los harán unos tiranos. 

Tal parece que actualmente la principal función del padre y la madre de familia es satisfacer los deseos de los hijos, comprarles cosas, dejarlos hacer lo que ellos quieran. En la venta de bienes tan valiosos como lo son los autos y las casas, se observa como la estrategia de mercadotecnia se enfoca en los niños, no en los padres de familia, ya que los niños ahora deciden que se compra en casa. 

Los padres de familia para ganar autoridad ante los hijos, lo hacen a partir de la compra de cosas materiales y en el fondo desean comprar el amor, que desean les den los hijos. 

Existe una preocupación por ser queridos por los hijos, y desde luego es bueno ser amado por ellos, se siente grato, pero nuestra función principal no es que ellos nos den amor, es educarlos, lograr que sean ciudadanos independientes, creativos, prósperos, respetuosos y eso posiblemente los llevará a la felicidad y realmente con el paso de los años a que nos amen.

No podemos educar a partir del pensamiento, quiero ser amado por mi hijo, quiero ser aceptado por él, nuestra responsabilidad es darle valores, y para lograr tal, ellos deben de saber que en la vida hay límites, que hay cosas que no pueden hacer y no pueden tener, y eso lo aprenden en el día a día, si a todo les decimos que sí, los haremos seres que no valoran lo que tienen y por lo tanto infelices.
 
Desde luego que no se trata de decirles no a todo, además siempre es necesario explicarles el motivo del no, exponerles razones y aunque no le gusten el no, se tendrán que aguantar y nosotros enfrentar sus disgustos. 

Debemos decirles lo que se puede hacer, explicarles sus límites, ver si hay otra opción para ellos, a veces les podremos decir esto no se puede, pero esto sí. O bien: “papá, quiero ir al cine”, podemos responder “mira en estos momentos está la pandemia, es peligroso, pero podemos ver una buena película en casa, o jugar juntos”, sin emplear el no, podemos negar algo y dar una opción, a veces se encapricharán y dirán, pero quiero ir al cine, entonces ser firme, sin ser grosero y decir no.

El no, no es necesario decirlo enojado, siempre es necesario explicar con calma.  

Viene Santa Claus, los Reyes Magos, y los niños quieren todo lo posible, y ahí andan muchos padres de familia viendo donde consiguen las cosas, en muchas ocasiones adquiriendo deudas para lograr satisfacer ese deseo, cuando lo más conveniente para nuestra economía es no comprarlo. 

Está demostrado, los niños de 0 a 8 años, lo que más quieren es jugar con sus papás, estar con ellos, que les dediquen tiempo, y jugar directamente con algo que puedan manipular, muchas veces hemos visto como al hijo le compramos un juguete grande, costoso y terminan jugando con la caja y pidiendo que estemos con ellos. 

Está la pandemia, y los niños quieren salir, ya no tienen clases, son fechas que tradicionalmente ven amigos, familiares, (claro a veces los tomamos como pretexto para andar de vagos con ellos), nuevamente hay que explicarles y darles opciones para estar en casa. No les va a pasar nada si no salen en esta temporada, estarán inquietos, pero jugando con ellos se podrá resolver.

No tengas miedo de decir que no a tus hijos, de no comprarles lo que quieren, eso no los limitará, ni los hará menos creativos, les dará valores y los hará buscar opciones. 


Correo: pedrooctavioreyes@gmail.com

 

banner

banner

banner